Archivo de la etiqueta: sobrepeso

PROGRAMA ÁGAPE COACHING PARA ADELGAZAR DE FORMA CONSCIENTE

Asun Armas

Coach Nutricional

Si en 2017 decides iniciar un viaje hacia TU YO SANO Y DELGADO, que ya está ahí esperándote este programa es para TI.

Regálatelo, permítete recibirlo. Te lo mereces

Estés donde estés. PROGRAMA ONLINE Y PRESENCIAL (Zaragoza)

¿Te imaginas volver a  estar en paz con tu cuerpo, con tu peso y con la comida?

¿Cómo cambiaria tu vida?

Te imaginas como seria tu vida dentro de unos meses:

  • Sintiéndote bien en tu cuerpo
  • Comiendo solo cuando tienes hambre física
  • Comiendo de forma consciente
  • Entendiendo para comías demasiado, que necesidades cubrías.
  • Atendiendo tus necesidades afectivas y emocionales de forma adecuada
  • Comiendo rico y sano cada día
  • Planificando tus comidas semanales
  • Con nuevas recetas fáciles, ricas y sanas
  • Con ideas claras de alimentación y nutrición
  • Con una buena autoestima

 

Libérate del peso que ya no necesitas y te está impidiendo avanzar y crear la vida que deseas

La única dieta que funciona es abstenerse de pensamientos negativos y centrarte en amarte y respetarte.

Si te amas a ti mism@ y amas tu cuerpo y tu comida, esta dieta sí que funciona y es para toda la vida. El amor es lo más elevado que existe

 

 “REPROGRAMA TU MENTE, NUTRETE BIEN Y ADELGAZA AHORA” 

El cuerpo es un efecto, las causas están en la mente

Comienza a crear e imaginar como seria tu vida si toda la energía que gastas en estar preocupada por tu cuerpo, la comida y el peso, está disponible para crear la vida que tú deseas y te mereces.

¿Qué harías con toda esa energía extra?

¿Quién te gustaría ser?

 Infinitas posibilidades para ti.

 Esta Promoción Especial Año Nuevo es para TI. Incluye

  • Sesión exprés nutritiva gratuita de 20` online o presencial (Zaragoza)
  • Ebook gratuito: Mis Recetas para tu bienestar en 2017
  • Bono descuento de coaching nutricional
  • Programa exprés 21 días

 

Estaré encantada de acompañarte en este viaje. Te espero,  contacta conmigo en info@espacioagape.com

 

 

Sacale partido a la menopausia

Como conseguir sacar más partido a tu “Poder Menopaúsico”

Asun Armas

Coach Nutricional

La menopausia nos brinda una excelente ocasión de revisar nuestros hábitos. Es una etapa de cambios. Nos permite redefinir en quien nos queremos convertir, hacia donde ir, lo que queremos hacer, cambiar varios hábitos de vida y cuidar nuestra salud

  • Se produce poco a poco, entre los 45 y 55 años
  • La duración de todo el proceso suele ser de 5 a 10 años
  • Las reglas pueden faltar varios meses y luego volver
  • Aumentar o disminuir la intensidad y el flujo
  • El cese de la menstruación

Un cambio de rumbo

Algunas mujeres descubren que son más fuertes de lo que pensaban. Se sienten dueñas de sus posibilidades. Algunas se mueven hacia lo esencial y salen fortalecidas. Aprovecha la menopausia para poner orden en tus ideas, en tus hábitos alimentarios, en tus sentimientos y en tu vida en general. Intenta empezar a aportar algunos cambios en tu rutina, en tus métodos de trabajo, en tu alimentación y ocio.

Esta fase natural de la vida ofrece a la mujer muchas posibilidades de comprensión y exploración del poder femenino. La podríamos denominar como los años primaverales de la segunda mitad de la vida.

Aprovecha este “poder menopaúsico” para crear un cuerpo sano  y la vida que deseas. Tú puedes. Te lo mereces

 

Respáldate con una buena nutrición:

 Sigue una alimentación rica en alimentos integrales con el mínimo de azúcar, evita la cafeína y la comida basura. Consume las dosis correctas de proteínas en cada comida. Evita programas de ayuno y limpieza. Consume  suficientes vitaminas y minerales. Es muy común el agotamiento de magnesio cuando se está en un estado de estrés permanente. Toma un buen suplemento de vitaminas y minerales.

Haz tres comidas principales y dos tentempiés

¡¡Cuidado¡¡  con Saltarte comidas, el metabolismo  interpreta la ausencia de alimentos durante varias horas como un periodo de hambre y quema menos grasa, durante la premenopausia  y la menopausia esto se hace más visible.

Para mantener una mejor energía, durante todo el día, debes aprender a escoger alimentos ricos en  proteínas en cada comida.

Como ves, hay que hacer cambios importantes en nuestra alimentación y estilo de vida. Para ayudarte y acompañarte, hemos diseñado este programa especial para ti mujer.

PROGRAMA DE ALIMENTACIÓN SANA Y  COACHING NUTRICIONAL PARA LA PERIMENOPAUSIA- MENOPAUSIA

Alimentación y nutrición para tu cuerpo, mente y corazón

La nutrición óptima supone algo más que comer las cantidades correctas de proteínas, grasas e hidratos de carbono.

 Nutrirse bien también entraña comprender que en los procesos metabólicos influyen profundamente otros factores como el estado emocional, la herencia cultural y familiar, relaciones y el ejercicio.

  En un proceso de coaching nutricional te acompañamos a saber cómo estar bien nutrida a todos los niveles. Te entrenamos y ayudamos a llevar las riendas de tu alimentación y de tu vida

  En esta etapa vital, hay que hacer cambios en nuestra alimentación y estilo de vida.

Este programa está basado en el MÉTODO ÁGAPE.

El Método Ágape es un sistema de entrenamiento y acompañamiento que te ayuda a conseguir las metas relacionadas con tu salud, alimentación, nutrición y estilo de vida.

Está basado en la metodología del Coaching Nutricional & Atención Plena en la comida: es decir en la importancia  de ¿Qué cómo? ¿Cómo cómo? y ¿Cómo me relaciono  con la comida?

¿QUÉ VAS A CONSEGUIR?

Mejorar tu alimentación y tu estilo de vida de forma duradera

Comer sin estrés, ni ansiedad

Aumentar tu autoestima

Lograr tu peso saludable y  saber como mantenerlo.

Gestionar mejor tus emociones.

Liberarte de creencias limitantes, estrés toxico, emociones toxicas, relaciones toxicas  y comportamientos que te están impidiendo avanzar

 Ser la mejor versión de ti misma.

Si yo le he conseguido, tú también puedes hacerlo. Si tú quieres te acompaño a conseguirlo. Escríbeme ahora y te cuento más.

Asun Armas. Coach Nutricional

Contacta con nosotros.

Email de contacto: info@espacioagape.com

Dieta operación bikini o Coaching Nutricional

¿”Operación Bikini” o Comer Bien Todo el Año?

Asun Armas. Coach Nutricional

¿Qué eliges?

¿Hacer otra  vez una dieta de adelgazamiento o aprender a comer bien, sano, equilibrado, desde el disfrute todo el año?

¿Cuántas veces lo has intentado ya? ¿Qué resultados has obtenido?

 “Si siempre hacemos lo mismo, tendremos  los mismos resultados. Para conseguir resultados diferentes, tendremos  que hacer cosas diferentes.”

¿Y, que podemos hacer de otra manera? ¿Qué más opciones hay? Siempre hay otras opciones, siempre podemos elegir hacer las cosas de otra manera.

¿Por qué las dietas no funcionan?

  • Se enfocan en lo que no queremos (no quiero engordar)
  • Son restrictivas, hay una restricción de algunos alimentos, y basta que nos prohíban algo para que nos apetezca.
  • No van a la causa. El cuerpo es un efecto, las causas de exceso de peso están en la mente. Hay que reprogramar la mente
  • Solo cambian el comportamiento, nuestros comportamientos están afectados por nuestros pensamientos y nuestras emociones.
  • No son sostenibles en el tiempo. La dieta siempre hay que dejarla.

“Conviene hacer cambios lentos y permanentes en la forma de comer que se conviertan en una forma de vida, no en estar “a dieta”.

¿Y si esta vez eliges hacer un Proceso de Coaching Nutricional para Adelgazar?

¿Qué es el Coaching Nutricional?

Es un proceso de entrenamiento y acompañamiento a  través del cual el Coach  te ayuda a conseguir el objetivo que te propongas relacionado con tu alimentación, salud, bienestar y estilo de vida.

Es un proceso de cambio personal que  te ayuda a pasar de tu situación actual a tu situación deseada.  A convertirte en la persona que quieres ser: sana, feliz y delgada.  Es un proceso de desarrollo personal a través de la alimentación.

  ¿Cómo te ayuda un Coach Nutricional?

 Una coach o entrenador de alimentación te enseña y te acompaña en el camino hacia una alimentación sana y equilibrada. Te aporta información y conocimientos de alimentación y nutrición. Diseña un plan de alimentación equilibrada adaptada a tus gustos y necesidades. Te facilita herramientas de desarrollo personal e inteligencia nutricional  y emocional que te ayudan a lograr tu bienestar y a mantenerlo. apoyartmotivarte durante todo el proceso.

¿Que incluye un proceso de coaching nutricional?

  •  Educación nutricional básica
  • Plan de alimentación equilibrada adaptada a tus necesidades, para que te ayude a conseguir tu objetivo. Que puede ser: comer de forma consciente o adelgazar o pasarte a lo vegetariano o aumentar tu vitalidad y energía o aprender a planificar tus menús y compras. 
  • Entrenamiento mental
  • Gestión emocional
  • Herramientas que te ayudan a diseñar tu propio estilo de vida saludable
  • Recetas para tu bienestar físico, mental y emocional

¿Qué vas a conseguir al finalizar el proceso?

  • Incorporar hábitos de alimentación y vida saludable de forma duradera
  • Llevar las riendas de tu alimentación y de tu vida
  • Reducir el estrés y la ansiedad
  • Mejorar la relación con la comida
  • Disfrutar más de la vida y de la comida
  • Saber planificar menús sanos y equilibrados
  • Tener mas confianza y seguridad en ti mism@
  • Aumentar la  autoestima
  •  Otros beneficios del Coaching Nutricional

 “Tratándose de nuestro cuerpo seremos sabi@s al seguir el consejo de Louise Hay, que enseña que los cambios en la vida (y en el cuerpo) que nos atraemos con amor son permanentes, mientras que los que se producen cuando nos maltratamos y nos negamos a nosotr@smism@s serán siempre pasajeros.

Tenemos el gran poder de elegir. ¿Qué eliges esta vez?

Te acompaño a conseguirlo de forma presencial mediante un Proceso de Coaching Nutricional en Zaragoza o de forma ON LINE, estés donde estés. Escríbeme aarmas@espacioagape.com

Este es el testimonio de una de mis coachee a la que he acompañado.

Muchísimas gracias por ayudarme a cumplir mi objetivo con el peso y a sentirme mejor conmigo misma. Nunca antes me había dado cuenta de cómo está todo tan relacionado entre sí, y ahora he aprendido no sólo a comer mejor, sino a darme cuenta de otras muchas cosas.
Gracias por enseñarme a ser una mejor persona, por fuera y por dentro.

Beatriz

estrategias para adelgazar despues de navidad

10 Estrategias para Adelgazar tras los Excesos Navideños

Asun Armas. Coach Nutricional

El “reto” de adelgazar suele estar presente a comienzos de enero entre los propósitos más comunes de estas fechas. Para lograrlo,  un buen ‘plan nutricional’ no tiene por qué estar reñido con comer “rico, sano y variado”.

TE PROPONEMOS ESTAS 10 ESTRATEGIAS PARA COMER BIEN Y ADELGAZAR DESPUÉS DE NAVIDAD.

1- Cuidar la cantidad y la calidad de lo que ingerimos. Para bajar de  peso, es “fundamental” aprender a comer bien de forma habitual: comiendo alimentos de todos los grupos, reduciendo la cantidad.

2- Hacer de 4 a 5 comidas al día: las tres principales y dos colaciones o tentempiés, entre los que deberemos incluir frutas, infusiones, nueces, almendras o un yogur -evitando así picar entre horas-.

3- Gestionar las emociones que nos impulsan a la bollería industrial y los ‘snacks’. El deporte puede ser un buen “aliado” en estos casos, ya que además de ayudarnos a reducir el estrés y la ansiedad -causas que nos hacen comer demasiado-, proporciona disfrute. “Los cambios que hacemos desde el respeto a nuestro cuerpo son siempre más duraderos”, que los que hacemos desde la restricción y el miedo.

4- Reforzar la motivación con pequeños premios. La mayoría de las dietas, se abandonan a las pocas semanas de ser empezadas. Para aumentar la motivación, va bien tener algún “refuerzo positivo” que nos ayude a alcanzar el objetivo fijado: bien un masaje, una salida al cine o al teatro o la lectura de un buen libro.

5- Olvidarse de las famosas dietas milagro y los complementos que aceleran la pérdida de peso.  Cuidado con no dejarnos impresionar por la “ultima dieta milagro” que esté de moda o de alguna “celebrity”. Son más los peligros que entrañan que las bondades que proporciona el recurrir a ellas. La solución, cambiar el enfoque: dejar de estar a dieta y centrarse en aprender a comer bien de forma  saludable y sostenible en el tiempo

6- Aprender a aligerar los platos, a base de introducir en todas las comidas verduras y hortalizas. “Comemos también por la vista”. Un recurso que nos puede ayudar es  presentar los alimentos en platos pequeños y adornar los segundos platos (carne o pescado) con ensaladas u hortalizas coloridas.

7- Utilizar especias y hierbas aromáticas para dar sabor, color sin añadir calorías.

8-Variar las técnicas de cocción, apostando por el papillote o la cocina al vapor. “Las personas que han hecho muchas dietas  están hartas de comer a la plancha y con poca grasa”. Por eso, es importante utilizar todos estos recursos y animarse a cocinar, para comprobar de primera mano que “con un poco de creatividad” se puede comer sano, rico y adelgazar.

9- Recuperar el disfrute en las comidas, ya que cuando lo logramos “ingerimos una menor cantidad de alimentos”. Recordar que  la orden de que el estómago está lleno tarda en llegar de media al cerebro unos 20 minutos, de manera que si comemos muy deprisa, esta se ralentiza e ingerimos más cantidad de lo recomendado. Por otro lado, es fundamental “masticar bien los alimentos”, para ayudar a tener mejores digestiones.

10- Realizar algún deporte o ejercicio físico  que nos guste, nos ayudará a acelerar el metabolismo y, con ello, a adelgazar.

Y por último, si crees que además de esta información necesitas  ayuda profesional, entrenamiento y acompañamiento para adelgazar, estés donde estés  hemos diseñado para ti este programa especial año nuevo

  PROGRAMA ESPECIAL PARA ADELGAZAR

 “REPROGRAMA TU MENTE Y ADELGAZA AHORA”

El cuerpo es un efecto, las causas están en la mente

PROGRAMA EXPRES DE 21 DIAS ON LINE PARA ADELGAZAR

Bono especial 10% de descuento durante enero y febrero.

Más información: info@espacioagape.com

 

Una mala alimentación daña la salud más que el tabaco

Julia Lempica. Periodista

Aunque para muchos era algo obvio, la ONU por fin puesto sobre la mesa los efectos nocivos para la salud de la mala alimentación. “Las dietas poco saludables son un riesgo mayor para la salud mundial que el tabaco”, afirmó esta semana Olivier de Schutter, relator especial de Naciones Unidas para la Alimentación. “De la misma manera que el mundo se ha unido para regular los riesgos del tabaco, debe llegarse a un acuerdo marco sobre dietas adecuadas”, precisó.

No se trata de un tema menos. Según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad es responsable de 3,4 millones de muertes al año, y que hay 1.400 millones de personas con sobrepeso.

Entre las medidas propuestas por Naciones Unidas para revertir la epidemia de la obesidad, figuran aumentar los impuestos a los productos menos saludables; regular los alimentos con alto contenido de grasas saturadas, azúcar y sal; limitar la publicidad de la comida basura; replantearse ciertos subsidios agrícolas que abaratan algunos productos y no otros y apoyar a los productores locales para que los consumidores tengan acceso a productos sanos, frescos y nutritivos.

“Los Gobiernos han puesto el foco en aumentar la cantidad de calorías disponibles, pero muy a menudo han sido indiferentes acerca de qué tipo de calorías ofrecen, a qué precio, para quién son accesibles y cómo se comercializan”, ha dicho el relator especial de la ONU.

Las palabras del relator son el último llamamiento sobre el impacto de la obesidad en la salud mundial, que se ha venido a llamar la epidemia del siglo XXI. Según la Organización Mundial de la Salud, aunque el hambre es aún un problema para unos 800 millones de personas, la mala dieta lo es aún mayor: unos 1.400 millones de personas tienen obesidad o sobrepeso en el mundo.

Este esfuerzo refleja un efecto pendular: se ha pasado de una preocupación por la insuficiente alimentación a lo contrario. De hecho, el 65% de la población mundial vive ya en países donde hay más muertos por comer de más que por comer de menos. Además, la mala alimentación se relaciona directamente con problemas cardiovasculares, diabetes, osteoartritis y algunos cánceres (mama, endometrio, colon). Además, el sobrepeso se relaciona con el 23% de las enfermedades cardiovasculares, el 44% de la diabetes, la osteoartritis y tumores de mama, endometrio y colon.

Si se compara con el tabaco. se observa claramente la mayor incidencia de la obesidad.Casi la mitad de la población de los países desarrollados tiene obesidad o sobrepeso y, mientras el tabaquismo está en descenso, los problemas asociados a una mala dieta van en aumento.

La directora general de la OMS, Margaret Chan, abundó sobre esta cuestión en inauguración , esta semana, de la Asamblea Mundial de la Salud. “Parte del mundo está literalmente comiendo hasta morir”, dijo. “No vemos ninguna prueba de que la prevalencia de la obesidad esté disminuyendo en ningún sitio. Los alimentos muy elaborados y las bebidas cargadas con azúcar son ubicuas, populares y baratas”.

Sobre las medidas propuestas por ONU para combatir la obesidad, los resultados han sido inciertos e irregulares. Por ejemplo, Dinamarca y Hungría plantearon en 2011 imponer una tasa sobre las grasas saturadas, pero los daneses la retiraron dos años más tarde. También Dinamarca, Noruega, Australia y Finlandia han planteado un impuesto sobre las bebidas azucaradas, lo mismo que Italia y Francia. En EE UU, el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg abanderó la prohibición de las bebidas supergrandes, pero no la sacó adelante.

¿Cómo revertir la epidemia de obesidad?

Julia Lempica. Periodista

Hace un par de semanas os conté las conclusiones de un estudio realizado por investigadores de EEUU e Irlanda que mostraba el impacto de la desregulación de la economía en la epidemia de la obesidad.

Además de arrojar luz sobre la relación entre estas dos cuestiones, los autores del estudio, publicado el mes pasado  boletín de la Organización Mundial de la Salud (OMS), proponen una batería de medidas que los gobiernos deberían adoptar para revertir la epidemia y evitar que sobrepeso y obesidad se conviertan en un problema de salud pública.

Dichas medidas incluirían:

  • Incentivos económicos para los productores que venden alimentos saludables y alimentos frescos en lugar de alimentos ultraprocesados, así como subsidios para cultivar frutas y hortalizas.
  • Desincentivos económicos para las industrias que venden comida rápida, alimentos ultraprocesados y refrescos, como un impuesto a los alimentos ultraprocesados y/o la reducción o eliminación de los subsidios a los productores/empresas que emplean maíz para el crecimiento rápido de tejidos, cantidades excesivas de fertilizantes, pesticidas, productos químicos y antibióticos
  • Políticas de zonificación para controlar el número y tipo de establecimientos de comida;
  • Una regulación más estricta de la publicidad de comida rápida y refrescos, especialmente la dirigida a los niños;
  • Regulaciones comerciales que disuadan de la importación y el consumo de comida rápida, alimentos ultraprocesados y refrescos;
  • Sistemas de etiquetado más eficaces, sobre todo para los alimentos ultraprocesados, que incluiría la comida rápida y los refrescos.

Los 194 Estados miembros de la OMS acordaron el Plan de acción mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles en la Asamblea Mundial de la Salud en mayo de 2013. Uno de los nueve objetivos voluntarios del plan es «frenar el aumento de la diabetes y la obesidad». Además, propone medidas que los países pueden adoptar para combatir la obesidad, como aumentar el consumo de frutas y verdura, o gestionar subsidios e impuestos alimentarios para promover una dieta saludable.

La desregulación de la economía como causa de obesidad

Julia Lempica. Periodista

Un estudio realizado por investigadores de Estados Unidos e Irlanda, ha examinado por primera vez los efectos de la desregulación de la economía, incluidos los sectores de la agricultura y alimentación, y el consiguiente aumento de las transacciones de comida rápida, en la obesidad a lo largo del tiempo.

Publicado este mes en el boletín de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estudio muestra que los gobiernos podrían frenar, e incluso revertir, la creciente epidemia de obesidad adoptando medidas para combatir el consumo de comida rápida.

El ahorro en salud puede ser colosal, ya que si se previene el sobrepeso y la obesidad, a su vez se evitan patologías graves a largo plazo como diabetes, enfermedades cardíacas, derrame cerebral y cáncer, que guardan un vínculo directo con el exceso de peso.

En lugar de examinar la densidad de puntos de venta de comida rápida o el consumo autoinformado de comida rápida, como los investigadores hicieron en el pasado, los autores adoptaron un enfoque nuevo que consistía en la toma de datos sobre el número de transacciones de comida rápida por habitante entre 1999 y 2008 en 25 de países de ingresos altos y los compararon con las cifras sobre el índice de masa corporal (IMC) en los mismos países durante el mismo periodo de tiempo, como indicación del consumo de comida rápida.

Se considera que una persona con un IMC de 25 o más tiene sobrepeso, mientras que otra con un IMC de 30 o más se considera obesa.

Los autores del estudio hallaron que mientras que el número medio de transacciones anuales de comida rápida por habitante aumentó de 26,61 a 32,76, el IMC promedio aumentó de 25,8 a 26,4. Por tanto, cada aumento de 1 unidad en el número medio de transacciones anuales de comida rápida por habitante se asoció con un aumento del 0,0329 en el IMC durante el periodo de estudio.

A menos que los gobiernos tomen medidas para regular sus economías, la mano invisible del mercado continuará promoviendo la obesidad en todo el mundo, con consecuencias desastrosas para el futuro de la salud pública y la productividad económica”, afirma el autor principal, el Dr. Roberto De Vogli, del Departamento de Ciencias de la salud pública de la Universidad Davis de California, en los Estados Unidos.

El estudio se centra en los países de altos ingresos, pero los resultados también son de utilidad para los países en desarrollo, ya que “casi todos los países han experimentado un proceso de desregulación de los mercados y globalización, sobre todo en las últimas tres décadas”, dijo De Vogli.

Las cifras del IMC también muestran hasta qué punto los problemas de sobrepeso y obesidad se han generalizado y que, por término medio, las personas que viven en los 25 países tienen sobrepeso y lo han tenido en los últimos 15 años.

El número medio de transacciones anuales de comida rápida por habitante aumentó en todos los 25 países. Los mayores aumentos sucedieron en Canadá (16,6 transacciones por habitante), Australia (14,7), Irlanda (12,3) y Nueva Zelanda (10,1), mientras que los aumentos más bajos se registraron en los países con una regulación de mercado más estricta, como Italia (1,5), Holanda (1,8), Grecia (1,9) y Bélgica (2,1).

Sobre este estudio, el director del Departamento de Nutrición de la OMS, Francesco Branca, señaló que “refleja la importancia de las políticas públicas para hacer frente a la epidemia de la obesidad”.

“Se necesitan políticas dirigidas a la alimentación y la nutrición desde varios sectores como la agricultura, la industria, la salud, el bienestar social y la educación”, dijo Branca.

Según este experto, “los países donde la dieta está cambiando de una rica en cereales a una alta en grasa, azúcar y alimentos procesados deben tomar medidas a fin de que el suministro de alimentos esté en consonancia con las necesidades de salud de la población”.

Feliz Día Mundial de la Alimentación

Asun Armas. Coach Nutricional

Siempre me ha impactado y me han hecho reflexionar las cifras de sobrepeso y obesidad por un lado y, por otro, las de desnutrición y hambre. Las cifras que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) sacan a la luz hoy con motivo del Día Mundial de la Alimentación son impactantes: 2.000 millones de personas padecen malnutrición en el mundo y paradójicamente .1400 millones de personas sufren sobrepeso, de los que 500 millones son obesos. Son cifras para hacer una profunda reflexión, de cara al reto de alimentar a una población que alcanzará los 9.000 millones de habitantes en todo el planeta para 2020.

Quizá hoy puede ser un buen día para hacernos diferentes preguntar y reflexionar

¿Cómo tiene que ser un sistema alimentario sostenible? ¿Es posible llegar hasta él desde la situación actual? ¿Qué debe cambiar para que avancemos en esa dirección? ¿Qué puedo hacer yo?

Es evidente que el actual sistema alimentario y el modelo de desarrollo es insostenible. El agotamiento de los recursos naturales, el daño causado al medio ambiente, el empobrecimiento cada vez mayor de la población en los países subdesarrollados, junto con un modelo de agricultura que está basado en la explotación del ser humano y del planeta y la especulación actual que se produce con los alimentos.

La subida continúa de los alimentos en países en vías de desarrollo. El desaprovechamiento de los alimentos,  en los países más desarrollados es generalizado. Grandes supermercados y restaurantes de todo el mundo se deshacen cada día de alimentos que sólo presentan faltas en el envoltorio o que están cerca de caducarse pero que podrían ser consumidos.

¿Qué puedo hacer yo? Es importante que tomemos conciencia que como consumidores tenemos un gran poder, podemos decidir qué productos comprar y donde comprarlos. Entre todos podemos fomentar una forma de consumo en la que cada persona sea consciente de que es co-responsable de los efectos sociales y ecológicos de la producción de ese producto. Esto es practicar un consumo responsable.

Esto implica la elección de los productos no sólo en función del precio, sino también según la información que nos proporcionan sobre su origen y su proceso de producción y la conducta de las empresas que nos lo ofrecen.

Trata también de practicar una forma de alimentación saludable, ecológica y responsable, además de ir cambiando hábitos poco saludables por otros que nos ayuden a crear un estilo de vida sana y sostenible. No se trata solo de alimentarnos bien, sino de practicar además ejercicio físico, mantener un peso sano y fomentar la salud física, mental, emocional y social.