Archivo de la etiqueta: salud

La desregulación de la economía como causa de obesidad

Julia Lempica. Periodista

Un estudio realizado por investigadores de Estados Unidos e Irlanda, ha examinado por primera vez los efectos de la desregulación de la economía, incluidos los sectores de la agricultura y alimentación, y el consiguiente aumento de las transacciones de comida rápida, en la obesidad a lo largo del tiempo.

Publicado este mes en el boletín de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estudio muestra que los gobiernos podrían frenar, e incluso revertir, la creciente epidemia de obesidad adoptando medidas para combatir el consumo de comida rápida.

El ahorro en salud puede ser colosal, ya que si se previene el sobrepeso y la obesidad, a su vez se evitan patologías graves a largo plazo como diabetes, enfermedades cardíacas, derrame cerebral y cáncer, que guardan un vínculo directo con el exceso de peso.

En lugar de examinar la densidad de puntos de venta de comida rápida o el consumo autoinformado de comida rápida, como los investigadores hicieron en el pasado, los autores adoptaron un enfoque nuevo que consistía en la toma de datos sobre el número de transacciones de comida rápida por habitante entre 1999 y 2008 en 25 de países de ingresos altos y los compararon con las cifras sobre el índice de masa corporal (IMC) en los mismos países durante el mismo periodo de tiempo, como indicación del consumo de comida rápida.

Se considera que una persona con un IMC de 25 o más tiene sobrepeso, mientras que otra con un IMC de 30 o más se considera obesa.

Los autores del estudio hallaron que mientras que el número medio de transacciones anuales de comida rápida por habitante aumentó de 26,61 a 32,76, el IMC promedio aumentó de 25,8 a 26,4. Por tanto, cada aumento de 1 unidad en el número medio de transacciones anuales de comida rápida por habitante se asoció con un aumento del 0,0329 en el IMC durante el periodo de estudio.

A menos que los gobiernos tomen medidas para regular sus economías, la mano invisible del mercado continuará promoviendo la obesidad en todo el mundo, con consecuencias desastrosas para el futuro de la salud pública y la productividad económica”, afirma el autor principal, el Dr. Roberto De Vogli, del Departamento de Ciencias de la salud pública de la Universidad Davis de California, en los Estados Unidos.

El estudio se centra en los países de altos ingresos, pero los resultados también son de utilidad para los países en desarrollo, ya que “casi todos los países han experimentado un proceso de desregulación de los mercados y globalización, sobre todo en las últimas tres décadas”, dijo De Vogli.

Las cifras del IMC también muestran hasta qué punto los problemas de sobrepeso y obesidad se han generalizado y que, por término medio, las personas que viven en los 25 países tienen sobrepeso y lo han tenido en los últimos 15 años.

El número medio de transacciones anuales de comida rápida por habitante aumentó en todos los 25 países. Los mayores aumentos sucedieron en Canadá (16,6 transacciones por habitante), Australia (14,7), Irlanda (12,3) y Nueva Zelanda (10,1), mientras que los aumentos más bajos se registraron en los países con una regulación de mercado más estricta, como Italia (1,5), Holanda (1,8), Grecia (1,9) y Bélgica (2,1).

Sobre este estudio, el director del Departamento de Nutrición de la OMS, Francesco Branca, señaló que “refleja la importancia de las políticas públicas para hacer frente a la epidemia de la obesidad”.

“Se necesitan políticas dirigidas a la alimentación y la nutrición desde varios sectores como la agricultura, la industria, la salud, el bienestar social y la educación”, dijo Branca.

Según este experto, “los países donde la dieta está cambiando de una rica en cereales a una alta en grasa, azúcar y alimentos procesados deben tomar medidas a fin de que el suministro de alimentos esté en consonancia con las necesidades de salud de la población”.

¿Es tu alimentación emocional?

Asun Armas Prado. Coach Nutricional

La alimentación es el modo y manera de alimentarnos, es decir de recibir compuestos de los cuales el organismo puede obtener las sustancias necesarias para su nutrición: proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas, minerales, fibra…. Por lo tanto es voluntaria, nosotros decidimos lo que comemos y  en función de que alimentos elijamos y la cantidad de los mismos puede ser correcta o incorrecta. Y afectara a nuestra forma de pensar  y de sentir.

Y ¿qué es la  Alimentación Emocional? es la relación que tenemos entre nuestras emociones mal gestionadas y la comida.

¿Cuándo se establece esa relación? Nada más nacer recibimos el alimento de nuestra madre junto con sus emociones, que pueden ser de cariño y afecto pero también de miedo y preocupación.

La comida y las emociones están muy profundamente ligadas. El alimento ha sido siempre una parte esencial del ritual diario de vivir, y los alimentos que nos daban en la infancia nos han dejado una profunda huella.

En un plano consciente e inconsciente, nos sirven para sentirnos seguros y queridos.

En nuestra sociedad hemos venido utilizando la comida como un sustituto emocional. Cuando nos sentimos mal lo que hacemos es adormeces nuestros sentimientos con comida.  De alguna manera los sentimientos que no reconocemos, no los sentimos del todo,

Por eso   en muchas ocasiones nos cuesta reconocer si; estoy triste, estoy avergonzada, estoy abrumada, me siento humillada, estoy enfadada, estoy asustada, me siento rechazada, me siento excluida, me siento traicionada, me siento engañada, me siento culpable, me siento sola…. A menudo se traduce en tengo hambre.

Para abordar en profundidad este tema y saber diferenciar cuando tengo hambre física, mental o emocional, hemos diseñado un taller con el título de “La alimentación emocional a través del coaching nutricional. A continuación te informamos con más detalle de las características del mismo.

 

TALLER: LA ALIMENTACIÓN EMOCIONAL A TRAVÉS DEL COACHING NUTRICIONAL

Objetivos

  • Conocer la relación que hay entre emociones y comida
  • Sabe elaborar un “Plan de alimentación equilibrada para el cuerpo y la mente”
  • Conocer las causas por las que comemos demasiado
  • El abordaje desde el coaching

Programa

  • ¿Qué es la alimentación emocional?
  • Emociones y comida
  • Como ayuda el coaching nutricional
  • Proceso de coaching nutricional
  • Objetivo (motivación y valores)
  • Situación actual (hambre física, hambre emocional, hambre mental)
  • Opciones. Recursos
  • Plan de alimentación para la mente y corazón
  • Gestión emocional.
  • Pensamientos saludables
  • Emociones saludables
  • Hábitos saludables
  • Plan de acción

 Conviértete en la persona que quieres ser: sana, plena y feliz. Gana en bienestar  y autoconocimiento

 

Imparte: Asun Armas Prado. Coach Personal y Nutricional

Lugar: Ecocentro Luz Arcoíris. Gastón de Gotor, 13. Zaragoza

Duración: 8 horas

Sábado: 8 de febrero de 10 a 14 horas

Sábado: 15 de febrero de 10 a 14 horas

Información e inscripciones

info@espacioagape.com

 

La fibra, una buena medicina

Asun Armas, Coach nutricional

Un reciente estudio llevado a cabo por científicos suizos ha determinado los efectos beneficiosos de una dieta rica en fibra a la hora de prevenir patologías alérgicas. En concreto, han demostrado cómo una alimentación rica en frutas y verduras –alimentos con alto contenido en fibra- contribuye a prevenir el asma alérgica, gracias al efecto protector que provoca la fermentación de estas fibras por las bacterias intestinales.

El estudio, llevado a cabo en el Hospital Universitario de Vaud y publicado en la revista “Nature Medicine”, muestra la relación de causalidad entre el aumento de los casos de asma alérgica en los últimos cincuenta años en los países occidentales y el descenso generalizado del consumo de frutas y verduras.

Para llegar a esta conclusión, los científicos realizaron pruebas con ratones, ya que las características del sistema inmunológico estudiados no diferían sustancialmente de las de los seres humanos.

Una parte de los roedores fue sometida a una dieta con bajo contenido en fibra, en torno al 0,3% (la proporción de fibra en la dieta occidental ronda el 0,6 %), mientras que el segundo grupo de roedores ingirieron mayor cantidad de fibra, en proporciones superiores al 4 %.

Una vez expuestos a extractos de ácaros de polvo doméstico, los animales que habían recibido una dieta con alto contenido en fibra desarrollaron una reacción alérgica significativamente menos fuerte, con menor cantidad de moco en los pulmones.

Los investigadores sostienen que este efecto protector es el resultado de una reacción en cadena en varios niveles, que comienza cuando la fibra llega al intestino grueso donde fermenta por las bacterias y se convierte en ácidos grasos de cadena corta, que son transportados en la sangre y contribuyen a la maduración de las células inmunes en la médula ósea. Atraídas por los ácaros, estas células migran a los pulmones, donde desencadenan una reacción defensiva contra ellos.

Sin embargo, éste no es el único efecto beneficioso para la salud de la fibra. Desde Espacio Ágape aprovechamos la ocasión para contaos sus ventajas y recordaos que la fibra se encuentra en frutas, vegetales, frutos secos y cereales, pero la fuente más concentrada son los granos de  cereal entero, sobre todo trigo integral.

  1. Absorbe agua, lo que facilita la velocidad del tránsito intestinal, por lo que permite unas heces blandas y los procesos fermentativos debidos a la flora intestinal.
  2. Ayuda a evitar una excesiva ingesta de alimentos al provocar una sensación de saciedad, al aumentar el volumen del contenido alimenticio y provocar una apreciable distensión gástrica.
  3. Evita efectos indeseables de compuestos como pueden ser agentes cancerigénicos, al reducir el tiempo de permanencia de contenidos alimenticios.
  4. Absorben colesterol de la dieta, contribuyendo a una menor absorción del mismo y por consiguiente a una disminución en su nivel sanguíneo. También fija sales biliares y excretarlas en las heces forzando su síntesis hepática a partir  de colesterol, lo cual también ayuda a disminuir los niveles sanguíneos del mismo.

Por ello, la fibra ha sido relacionada con algunas patologías como el cáncer de colon, atribuyendo la alta incidencia de esta enfermedad en el mundo occidental a la disminución del contenido de fibra. Igualmente se ha empleado para el tratamiento dietético de algunas enfermedades como:

  • Estreñimiento, por su papel estimulador de la motilidad propulsiva del colon.
  • Obesidad, en función de su papel en la regulación de la ingesta de alimentos.
  • Hipercolesterolemia, por su capacidad de unirse a algunos esteroides intestinales, entre ello el colesterol y sales biliares aumentando su excreción fecal.

A mejor alimentación, mayor productividad laboral

Julia Lempica. Periodista

El ambiente laboral, la motivación y la buena relación de los compañeros son factores que, sin duda, influyen en la productividad de los trabajadores. Una lista en la que, por fin, se empieza a incluir también la salud y la alimentación de los empleados.

Una alimentación equilibrada permite que los trabajadores tengan la energía y los nutrientes necesarios para afrontar la jornada laboral sin sentir fatiga, tanto mental como físicamente. Una afirmación que comparten todos los nutricionistas y expertos en la materia.

Cada vez más compañías, conscientes de la importancia de una buena alimentación para el rendimiento de sus trabajadores, se están implicando en una nueva gestión empresarial interna, que contemple una política nutricional entre los empleados.

Para un trabajo de corte intelectual y otro en el que se busca más el rendimiento físico, la diferencia recaerá en el aporte de calorías. Pero en ambos casos se requiere una dieta variada y equilibrada, que cubra todas las necesidades de vitaminas, minerales.

El hecho de que una empresa fomente la alimentación sana entre sus trabajadores no ayuda sólo a reducir el riesgo de enfermedades crónicas como hipertensión o diabetes entre éstos; sino también a la propia compañía, ya que se reduce el riesgo de absentismo laboral y bajas por enfermedad, con el ahorro de costes que conlleva.

De hecho, la obesidad representa una partida importante en los costes de salud, ya que las personas obesas gastan en fármacos necesarios para su condición casi un 80 % más que quienes no tienen ese problema, que además afecta a su productividad laboral.

En materia de políticas de buena alimentación en el seno de las compañías, las empresas de Estados Unidos han sido referente mundial en la ecuación salud-empresas y muchas de sus grandes corporaciones iniciaron el camino por el que se mueven ahora entidades europeas y asiáticas.

Según datos del National Institute for Occupational Safety and Health (NIOSH) -recogidos en un informe del IESE Business School de Navarra- entre las compañías paradigmáticas en este terreno se encuentra la proveedora de tecnología Texas Instruments. Esta empresa ha desarrollado con gran éxito el programa “Environmental, Safety and Health Excellence“, con el objetivo “cero desperdicios, cero lesiones, cero enfermedades”.

En esta iniciativa se ofrecen varios programas de apoyo que, en lo referente a la alimentación, incluye un asesoramiento nutricional y “vending” de comida saludable en el lugar de trabajo.

Como respuesta a esta situación, cada vez más compañías recurren a los servicios de empresas como Espacio Ágape, para que se ocupen del desarrollo de programas integrales de prevención de salud con campañas internas, impartiendo clases y distribuyendo materiales de apoyo sobre prevención de salud, nutrición, ejercicio, salud mental y emocional o bienestar ergonómico.

Generalmente, se somete a los empleados a un test nutricional para conocer sus hábitos alimentarios y elaborar un plan personalizado, sobre el que luego se hace un seguimiento periódico (telefónico/online) para evaluar la consecución de los objetivos.

El objetivo: lograr que los empleados mantengan unos buenos hábitos alimentarios para asegurase una mayor productividad, una reducción del absentismo, además de mejorar la condición física general y la salud de éstos. Beneficios para todos. ¿A qué estás esperando?