Archivo de la etiqueta: fruta de temporada

Tres Frutas Ideales para comenzar el Verano

Asun Armas

Coach Nutricional

Ya llega el verano, calorcito, altas temperaturas y con él las mejores frutas para mantenernos hidratados y bien nutridos.

Las frutas de verano destacan por ser muy ricas en agua, por tanto muy refrescantes y  de colores muy llamativos, que indica la presencia de sustancias protectoras, vitaminas y minerales.

En este inicio de verano, destacamos estas tres frutas deliciosas, algunas de ellas están poco tiempo en el mercado, aprovecha su momento óptimo de consumo, mejor cómpralas de cercanía y si son ecológicas mejor.

Esta es la primera selección de las frutas ideales para esta época del año y darle la bienvenida al verano.

 

CEREZA

El mejor momento de la cereza es el comienzo del verano. Es un placer que no te puedes perder. Son ricas en fibra, en vitaminas y minerales como calcio, hierro y vitamina C. Tienen propiedades remineralizantes, desintoxicantes y antiinfecciosas. Muy ricas en agua.

El color rojo tan característico de la cereza, nos indica la presencia de antocianinas, un fitoquimico protector. Evitan la degeneración de las células.

Aportan muy pocas calorías. Una ración de 200g aporta unas 115 Kcal. .

Las puedes tomar crudas, con todo su sabor. También se elaboran con ellas mermeladas, para la confección de tartas, en confituras, en sorbete y helados. Puedes elaborar con ellas, junto con otras frutas, batidos frescos ideales para las meriendas. Puedes darle toques diferentes a tu gazpacho, añadiendo alguna cereza.

En el frigorífico puedes mantenerlas  4-5 días en un recipiente con papel de cocina en el fondo, procurando que no estén muy amontonadas.

 

ALBARICOQUE

El albaricoque es una fruta típica de  primavera y de los inicios del  verano.  Destaca por su riqueza en antioxidantes, el color amarillo-naranja indica la presencia de carotenos que protege la piel y la prepara para el verano. Es una de las frutas más ricas en betacarotenos

El aporte calórico es muy bajo. Una ración de 200g aporta solo 80 Kcal. Es rico en minerales como el magnesio, un mineral que hay que aumentar en casos de estrés y el potasio. Destaca también por su riqueza en fibra, su deficiencia en la dieta favorece el colesterol ato y el estreñimiento

Lo puedes tomar a cualquier hora del día, en su forma natural.  Se utiliza también en mermeladas, confituras, licores, repostería, sorbetes, helados. Su excelente aroma y sabor refrescante alivia la sed de forma natural y saludable

Puedes guardarlo en el frigorífico unos 4-5 días. Sácalos con anticipación antes de tomarlos para que recuperen su perfume

 

SANDIA

La sandia con su pulpa roja, jugosa, dulce y refrescante, es la fruta reina del verano que refresca cuando más aprieta el calor.

Su riqueza en agua, el 90% de su composición es agua, la  convierten en una de las frutas más ligeras y refrescante. Una rodaja de sandía de unos 250g solo aporta 70 Kcal. La sandia reúne en su composición dos vitaminas, la vitamina A y C. Varios fitonutrientes de gran poder antioxidantes. El efecto del betacaroteno se multiplica al combinarlo con el licopeno. La combinación de la vitamina C, betacaroteno y licopeno hace de esta fruta un alimento que previene de enfermedades degenerativas y trastornos cardiovasculares. Por tanto la sandía favorece el buen funcionamiento cardiovascular, ayuda a mantener un peso estable y colabora con los riñones en su misión depurativa y de eliminación.

La sandia resulta deliciosa sola o con otras frutas. Acompaña muy  bien al melón, mango y papaya. El ideal para elaborar sorbetes, granizados, polos de helado. Puedes elaborar brochetas de sandía y queso fresco. Hacer gazpacho, batidos o sorbetes

La sandia se conserva muy bien. A temperatura ambiente y entera puede durar un mes. Una vez empezada, tápala bien con papel transparente y se mantiene bien durante una semana.

Si necesitas adaptar tu alimentación al verano y no sabes como. Escríbeme a info@espacioagape.com

 

Cómete el verano

Asun Armas Prado. Coach nutricional

Anoche vivimos la noche de San Juan, la más corta del año, y las temperaturas ya han sobrepasado los 30 º en casi todos lados. Así que ya podemos decir que el verano ha empezado oficialmente, pero ¿sabes cómo alimentarte en esta estación?

Desde luego con el calor no apetecen guisos ni potajes, que son sustituidos por platos más refrescantes como ensaladas y sopas frías. La clave está en ingerir alimentos ligeros y refrescantes, con alto contenido en agua que ayuden a compensar la deshidratación sufrida por el sudor. Estamos hablando, por ejemplo, de tomate, sandía o melón, propios de la época estival.

Es decir, debemos adaptar nuestra alimentación a esta estación, tanto en  la elección de determinados alimentos que encontramos con más facilidad en verano, como adaptar también la forma de cocinarlos mediante técnicas culinarias más ligeras como la plancha, al vapor, a la parrilla.

¿Cómo empezar?

Hay que ponerse un objetivo claro: comer de forma saludable, comer más ligero o comer de forma más consciente. Para ello la primera acción a realizar será comprar alimentos de temporada, y si pueden ser locales y de procedencia ecológica mejor que mejor. Esta época es un buen momento para encontrarlos en mercados agroecológicos que, afortunadamente para todos, cada vez son más asequibles, además de poder comprarlos directamente al agricultor a buenos precios.

Aquí tienes un listado de alimentos frescos de temporada, además del mejor pescado que podemos consumir en el verano.

Verduras: Acelgas, berenjena, berros, brócoli, espárragos, espinacas, calabacín, judías verdes, lechuga, tomate, pepino, pimiento y zanahorias.

Frutas: Albaricoques, fresas, cerezas, ciruelas, nectarina, mango, aguacate, melón, melocotón, sandía, uvas y kiwi.

Pesca de verano: Atún, arenque, bonito del Norte, cabracho, calamar, congrio, rodaballo  y sardinas

La clave está en incorporar estos productos a nuestra alimentación diaria junto con otros que están a nuestra disposición todo el año, como cereales, legumbres, frutos secos, semillas y carne. Podemos realizar diferentes platos sabrosos, sanos, frescos y ligeros. Esta época del año nos invita a compartirlos con amigos o en familia cerca del mar o de la montaña, en la piscina o en cualquier lugar al aire libre.

Esta gran variedad de  alimentos nos aportan sobre todo vitaminas, minerales, fotoquímicos protectores y fibra. Nos van a  ayudar a proteger nuestra piel del sol y a mantenernos bien hidratados y nutridos.

La naturaleza nos ofrece en abundancia todo lo que nuestro cuerpo necesita en esta época del año, por la tanto escuchar las necesidades de nuestro cuerpo puede ser un buen comienzo para comer de otra manera.

 Pautas para construir tus platos en verano:

  • Tomar todos los días verduras y hortalizas:.Mejor en crudo, en forma de coloridas de coloridas ensaladas o en licuados. También son recurrentes las sopas frías como el gazpacho o el salmorejo, platos típicos de nuestra dieta mediterránea.
  • Tomar abundante fruta:Mejor consumirlas crudas en forma de macedonias, brochetas, sorbetes, helados de frutas. Podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad para tomarlas de diferentes maneras. Las frutas son muy ricas en agua y entre otras vitaminas en betacaroteno que nos cuidan la piel y nos proporcionan un bello bronceado.
  • Incorporar todas las semanas platos con pescado azul, como sardinas, atún o bonito: Contienen los famosos ácidos grasos omega 3  que nos ayudan al correcto funcionamiento de nuestro cerebro, cuidan nuestro corazón y nos permiten conservar mejor el manto hidrolipidico de la piel. Cocinarlos de una forma sana a la plancha, al vapor o al papillote.
  • Beber mucha agua: Es la mejor bebida para quitar la sed, aunque también nos ayudan los zumos naturales sin azúcar, los jugos de hortalizas y frutas e infusiones frías. Mantener el cuerpo bien hidratado es fundamental para  favorecer la función renal e intestinal y no sobrecargar al organismo de sustancias de desecho.

La fresa, disfrútala en primavera

Asun Armas PradoCoach Nutricional

Dentro de las frutas de temporada de  primavera destaca la fresa, una fruta que podemos degustar en esta época del año y que es de gran ayuda para depurar el organismo, algo muy adecuado para realizar en esta época del año. Su temporada va de marzo a julio. Destaca por su ligereza, su frescura y nos aporta agua, vitaminas, minerales y fibra.

Propiedades

  • Las fresas cuando están maduras son ricas en vitamina C y  vitaminas del grupo B (B1, B2, B3 y B6)
  • Son ricas en minerales y oligoelementos. Destacan el calcio y el magnesio que equilibran los impulsos nerviosos, además de yodo, fosforo, hierro y potasio
  • Tienen propiedades diuréticas y depurativas, tonifican la piel y tienen efecto hipotensor. Las fresas actúan especialmente eliminando el ácido úrico acumulado.
  • Aportan muy pocas calorías 34 por cada 100g

Variedades de fresas

  • Existen numerosas variedades de fresas que se clasifican en tres grupos: fresita del bosque, fresas cultivadas y fresón.
  • La fresita del bosque es un tipo de fresa que se caracteriza  por su gran sabor.
  • Las fresas cultivadas son en general de mayor tamaño que las fresitas del bosque, pero su aroma y sabor resultan de inferior calidad.
  • El fresón se considera un tipo de fresa de mayor tamaño, con forma de corazón y de color rojo vivo cuando está maduro. Además, resulta más sabroso y asequible económicamente

Compra y conservación

La fresa es un alimento muy perecedero, es importante escoger las rojas, enteras y brillantes, desechar las que estén verdes o aplastadas.

Guardarlas en el frigorífico o en un lugar fresco. Consumirlas lo antes posible. Lavarlas muy bien antes de consumirlas, ya que están en contacto con la tierra. Lava bien las fresas y después elimina las hojas y la parte verde. Es importante hacerlo en este orden, pues, si se lavan después de quitarles los rabos, parte de su contenido en vitaminas y minerales se pierde con el agua.

Las fresas también se pueden congelar, teniendo precaución de introducirlas en una bolsa de plástico, o espolvorearlas con azúcar, colocándolas bien planas en el congelador, sin apilarlas.

Saborea y disfruta las fresas de múltiples maneras

  • Solas o combinadas con zumo de limón, zumo de naranja, yogur o nata
  • En licuados con otras frutas
  • En forma de batidos con leche o bebidas vegetales como la soja
  • Bañadas en chocolate
  • En forma de mermeladas. Se utilizan para la elaboración de mousse, helados, rellenos de tartas y pasteles. Aportan color, sabor y ligereza a estos platos