Productos de comercio justo. IMAGEN EN ACCIÓN.

Seis ventajas que tiene hacer tu compra más responsable y sostenible

Asun Armas. Coach Nutricional

En anteriores entradas hemos hablado de la importancia de planificar las  comidas y te mostrábamos  las ventajas que tiene  introducir este nuevo hábito  en  el día a día: comer de forma más sana y equilibrada, ahorrar dinero, gestionar mejor nuestro tiempo, en definitiva; simplificar nuestra vida. También hemos visto que es fundamental recuperar el habito que cocinar todos los días, al menos una vez al  día.

Para facilitarte  estas tareas cotidianas nos queda por ver la importancia de una buena planificación de la compra, las ventajas que tiene el hacer la lista de la compra y como practicar un consumo más responsable. Todos salimos ganando

Ventajas de hacer una buena lista de la compra:

  • Una vez que hemos apuntado todos los menús de la semana, ya sabemos de qué alimentos disponemos en nuestra despensa, frigorífico o congelador y cuales tenemos que comprar. De esta manera solo compramos lo que necesitamos y evitamos comprar caprichos o compras compulsivas
  • La compra es más rápida, teniendo claros los alimentos que tenemos que comprar vamos directamente a por ellos
  • Compramos más variedad de alimentos, así la alimentación será más variada y equilibrada.
  • Puedes hacer varias listas: una de productos frescos, otra de productos de fondo de despensa y otra para los congelados y conservas
  • No acudas al mercado con poco tiempo o con hambre, es más fácil comprar alimentos poco saludables.
  • El comprar sin prisa nos permite leer la información nutricional que viene en las etiquetas, ver la fecha de caducidad. Elegir la mejor opción en relación a la calidad y al precio

Algunos productos es mejor evitarlos. Te puede ayudar seguir estos consejos  que nos  brinda  Michael Pollan en su libro “Saber Comer”

Evita alimentos que citen cualquier clase de azúcares (o edulcorantes) entre sus tres primeros ingredientes: Suele querer decir que contienen demasiada cantidad. Los ingredientes se ordenan por proporciones, de más a menos.

Evita productos que tengan más de cinco ingredientes en su composición: la probabilidad de que estén altamente procesados es muy elevada.

Evita productos que afirmen ser saludables: “para poder afirmarlo necesitan como soporte una etiqueta y un envase, y todo lo envasado casi siempre equivale a procesado.  (…) Además, sólo los grandes productores disponen de medios para conseguir que las autoridades sanitarias les aprueben esos lemas… afirmaciones que suelen estar fundadas en datos incompletos y en investigaciones deficientes”. La comida sana no tiene apenas dinero para publicitarse.

– Evita productos que contengan ingredientes que un niño de primaria no pueda pronunciar: lo simple ofrece muchas más garantías.

– Evita alimentos que veas anunciados en televisión: bastante más de las dos terceras partes de los anuncios de tv en EE.UU son de productos procesados.

Practica un consumo responsable

Tenemos que ser conscientes que como consumidores tenemos mucho poder, y desde Espacio ágape, te invitamos a que practiques una consumo responsable y sostenible

¿Qué puedes hacer?

Además de la relación calidad/precio, infórmate del lugar de origen, de cómo se ha producido, de la conducta de las empresas. Te invitamos  a que te hagas estas preguntas

¿Quiénes elaboraron este producto?

¿En qué condiciones laborales?

¿De dónde procede este producto?

¿A dónde va el dinero que hemos pagado y en qué proporción?

Pasos para hacer tu compra más sostenible

Procura no comprar productos con exceso de embalajes

Compra productos de cercanía, de esta forma ayudamos a la economía del entorno y evitamos la contaminación que produce el transporte de alimentos que vienen de largas distancias y compramos productos más frescos

Compra productos de temporada, frutas y verduras de la estación, son más baratos, más nutritivos y son los que nuestro cuerpo necesita en ese momento

Compra en mercados y tiendas de proximidad