PROTEÍNAS. Nutrientes Inteligentes

Asun Armas

Alimentacion & Coaching para el Bienestar

Las proteínas, junto con las grasas y los hidratos de carbono forman parte del grupo de los macronutrientes, estos nutrientes los necesitamos en mayor cantidad que las vitaminas o lo minerales que aunque son esenciales para la vida, los necesitamos en menor cantidad, de ahí que se denominen micronutrientes.

Las proteínas son combinaciones de aminoácidos, elementos que el cuerpo necesita para construir y renovar constantemente sus tejidos. Casi todos los alimentos contienen proteínas, pero los más ricos son los de origen animal como la carne, el pescado, los huevos y los lácteos. Y de origen vegetal como las legumbres, los cereales y los frutos secos.

Para conseguir una buena nutrición proteica es  importante repartir los gramos de proteína que se necesitan en varias tomas, es decir, que cada comida del día contenga alimentos que proporcionen proteínas.

Hacer una alimentación baja en proteínas o estar muchas horas sin comer alimentos ricos en ellas provocará un deterioro y envejecimiento tanto físico como intelectual, se va perdiendo masa muscular, con la aparición de flacidez y problemas óseos.  El cerebro no funciona a pleno rendimiento, provocando fallos de memoria, falta de concentración, dificultades de aprendizaje.

En esta ocasión te invito a que comas menos carne, ya sabes que en general comemos demasiada cantidad y que las sustituyas por estas dos opciones; el queso fresco y el huevo. Son alimentos fáciles de comprar a un buen precio, además te permite utilizarlos de formas muy versátiles  y en todas las comidas importantes del día.

BUENAS OPCIONES DE PROTEÍNAS

  • Queso fresco

El queso fresco es una presentación muy digestiva y atractiva de la leche. En raciones moderadas aporta buena dosis de proteínas, calcio y vitaminas del grupo B. Es  un alimento ligero y saludable.

Las ración recomendada esta entre 60-80g diarios. Dependiendo de la variedad su textura puede ser untuosa, filamentosa, grumosa, cremosa o firme. Contienen una cantidad de humedad elevada entre 70-80%, un 10% de proteínas y son pobres en grasas.

Una ración de 80g aporta una buena cantidad de proteínas de buena calidad y  el 21% de las necesidades diarias de calcio. Una opción para tomar tanto en el desayuno, en un tentempié, en la comida o en la  cena. Puedes elegir entre el queso de burgos, el queso villalón, el mató de Vic o la ricota italiana.

 

  • Huevo

El huevo más allá de la preocupación tan extendida sobre el colesterol, parece ser que no es para tanto, es un alimento muy saludable. La proteína del huevo, que se encuentra solo en la clara es de muy fácil asimilación y de alta calidad. En la clara no hay ni grasas, ni colesterol. La yema es rica en grasas fácilmente digeribles y colesterol. Tiene gran cantidad de hierro, calcio y vitaminas del grupo B, vitaminas A y D.

Se pueden tomar varios huevos a la semana. Existen muchas maneras de cocinar los huevos: en tortilla, fritos, duros, pasados por agua, escalfado, revueltos… además combinan muy bien con otros tipos de alimentos, como pueden ser las tortillas rellenas de patatas, verduras y hortalizas (alcachofas, calabacín, espárragos trigueros, champiñones, cebolla, berenjena) o de quesos de todo tipo. Si se quieren elaborar con menor contenido graso, pueden cocerse los huevos al horno durante unos cinco minutos a una temperatura de 180º C. También las tortillas de patata o verduras y hortalizas pueden hacerse hirviendo los ingredientes o en sartenes antiadherentes.

Freír los huevos significa aumentar su contenido graso en un 50 %.

Mi objetivo al escribir este post es facilitarte el comer bien de forma fácil y asequible. Creo firmemente que tiene que ser más fácil comer bien, lo hemos complicado mucho. Come rico, sano, fácil y con placer. Te acompaño a conseguirlo, si tu quieres. Escríbeme a info@espacioagape.com