Archivo por meses: febrero 2016

Diez Estrategias para que tus hijos coman de todo

Asun Armas. Coach Nutricional

Las comidas con niños  provocan en algunas familias  conflictos a la hora de comer. Los niños aprenden por imitación, por tanto, los padres tienen que dar ejemplo comiendo de todo y creando un ambiente tranquilo, relajado, de disfrute y abierto a la comunicación.

“La  alimentación tiene que ser sana, equilibrada y adaptada a las edades de los niños.”

Recomendaciones básicas para que el niño aprenda a comer de forma adecuada

  • Si el niño es pequeño, tiene que aprender a comer solo, podemos ayudarle dándole comidas simples como plátanos o palitos de pan. Es muy bueno estimular su independencia pero hay que darle tiempo para incorporar estos nuevos hábitos paso a paso.
  • Permitirle que vaya tomando cierta responsabilidad al elegir su comida y respetar su elección. Dejarle elegir entre dos frutas, permitirle elegir de la fuente para que elija que comer y la cantidad
  • No enfadarse si el niño en la etapa de 2 a 4 años tira la comida al suelo. Forma parte de esta etapa de desarrollo.
  • Procurar una alimentación equilibrada que cubran las necesidades nutricionales y energéticas del niño, incluir alimentos de todos los grupos básicos (pan, cereales, legumbres, carne, pescado, lácteos, frutas, verduras y hortalizas)
  • Varias las comidas, ofrecer una comida agradable y apetitosa para ir educando el paladar poco a poco

Comer también es una conducta en la que debemos educar a los hijos Podemos ir estableciendo poco a poco  una serie de estrategias que nos ayuden a que este momento tan importante de compartir y disfrutar de la comida sea lo más agradable posible para todos.

Diez Estrategias  para comer con niños

  • Lo primero es establecer unas normas básicas como comer sentados, comer sin televisión, comer en un entorno agradable y tranquilo. La comida es un acto social donde nos reunimos para compartir y degustar la comida pero también es un momento de charla y comunicación donde contar todo lo acontecido.
  • Recordad que los niños aprenden por imitación, por lo tanto los padres o personas al cuidado de ello son el espejo donde los niños se miran. Los primeros que tienen que cumplir las normas son los adulto
  • Los buenos hábitos se consiguen a base de repetición, de mucha paciencia y de ser insistentes con lo que creemos que es importante para ellos.
  • Preparar la misma comida para todos los integrantes que se van a sentar a la mesa. Sí que hay que tener en cuenta si hay algún tipo de intolerancia o alergias a algún alimento y la edad de los niños para adecuar las raciones a la edad del niño y también el tipo de preparaciones que mejor se adapten
  • Involucrar a los niños en la preparación de las comidas y en la correcta manipulación de los alimentos, de esta forma los niños están más abiertos a probar nuevos sabores, nuevos alimentos y están más motivados a probar lo que ellos han cocinado
  • Se come y se charla tranquilamente con el niño. Es mejor no estar demasiado pendiente de cuánto come y que no se sienta observado. Si el niño siente que estamos muy pendiente de cuanto come, aprenderá a llamar la atención a través de la comida
  • Lo primero: asumir que cambiar el comportamiento de un hijo requiere mucha paciencia, ser repetitivo y actuar siempre de la misma manera con ellos. Si tus hijos comprueban que cada día utilizas una estrategia diferente para conseguir que coman, pensarán que sus padres no tienen ni idea de lo que están haciendo. Los padres deben mostrar siempre seguridad en lo que hacen y así los hijos se sentirán seguros.
  • Se sientan todos a la mesa, no vale la regla de que el niño come mejor si se sienta delante de la tele. La comida es un acto social en el que la familia se reúne para degustar unos platos, para charlar, para reírse, para hablar de temas interesantes para la familia y debe ser un acto atractivo y favorecedor de la comunicación.
  • Se come y se charla tranquilamente con el niño.
  • Nadie insiste para que coma más. Si estamos pendientes de qué come y cuánto come, el niño aprenderá a llamar la atención de los padres a través de la comida.

 

 

Desayuno saludable y consciente

¿Qué es un desayuno consciente?

Asun Armas. Coach Nutricional

Tomar un buen desayuno implica empezar el día de forma más consciente, para ello tan importante es los alimentos que decido tomar  cada mañana como la forma de hacerlo. Esta decisión tan simple aparentemente puede marcar el resto del día. Pon conciencia en este momento,  vívelo y saboréalo

¿Qué es un buen desayuno?

El que nos ayuda a cubrir la necesidad de distintos nutrientes para el buen funcionamiento del organismo y, por otra, mejora el rendimiento físico y psíquico. Nos proporciona la energía necesaria para comenzar el día y evita que lleguemos a la siguiente comida con hambre excesiva.

El desayuno es la primera comida del día y como la propia palabra indica des-ayuno: deshace el ayuno que se ha producido durante la noche, hemos estado en ayuno durante varias horas y es el momento de aportarle a nuestro cuerpo todos los nutrientes que necesitamos para comenzar un nuevo día. Va a depender de la calidad y la cantidad de los alimentos que elijamos como vamos a afrontar todos los retos que nos depara el nuevo día. De ahí la importancia de empezar cada día con un desayuno sano y equilibrado.

Un desayuno sano y equilibrado tiene que tener varios componentes esenciales como son: una bebida, un lácteo o bebida vegetal u otro alimento rico en proteínas, un cereal y una fruta.

Que nos aportan estos alimentos

La bebida nos aporta hidratación, puede ser agua, infusión, té o café

El lácteo u otra alternativa vegetal, nos aporta calcio y proteínas.

Los cereales integrales nos aportan energía y nutre el cerebro

Las frutas nos aportan vitaminas y fibras

CINCO OPCIONES DE DESAYUNOS SANOS Y EQUILIBRADOS

Desayuno mediterráneo

Zumo de naranja

Tostada de pan de espelta con aceite de oliva virgen extra, tomate y jamón serrano

Yogur con 3 nueces

Desayuno antioxidante

Té verde

Batido verde de frutas de la estación con espinacas

Yogur con avena, arándanos, frutos rojos y semillas de chía

Desayuno ligero

Té rooibos

Batido de melón y piña

Leche de avena con tostada de pan de centeno germinado con queso fresco y mermelada de cereza ecológica

Desayuno rico en fibra

Ensalada de frutas

Yogur bifidus

Tazón de avena cocida con manzana, ciruelas pasas y semillas de lino

Desayuno energético

Café con leche vegetal

Tortilla francesa de dos huevos

Tostada de pan multicereales

Una manzana

Desayuna con atención plena

Un buen hábito para comenzar un nuevo día además de un buen desayuno puede ser hacer un ayuno de noticias. Prueba a empezar el día sin escuchar ni leer las noticias, empezar el día escuchando malas noticias no nos aporta nada de energía, prueba a hacer algo diferente que no hayas hecho nunca. Desayuna en silencio, con un sentimiento de agradecimiento por un nuevo día, por los alimentos que estas saboreando, puedas agradecer a todas las personas que han colaborado para que tú puedas disponer de esos alimentos cada mañana y luego observa cómo transcurre ese día. Puedes hacer algo diferente si te apetece, si cuando sales de casa habitualmente vas escuchando música o la radio, te invito a que no lleves nada en los oídos y trates de escuchar el canto de los pájaros si pasas por alguna zona arbolada.

info@espacioagape.com