Archivo por meses: Julio 2014

Ensaladas II. 10 Secretos para preparar ricas ensaladas

Asun Armas Prado. Coach Nutricional

En el post anterior hablábamos de los beneficios de consumir ensaladas, un clásico plato veraniego. Esta semana os damos varios secretos y recomendaciones que nos permitirán conseguir platos llenos de  energía y vitalidad para degustar en lo que queda de verano.

10 secretos al preparar ensaladas

  1. Cortar los ingredientes en el momento más cercano a su consumo, para evitar la oxidación  y la perdida de vitalidad y nutrientes.
  2. Las salsas y los aliños hay que añadirlos al final, antes de servirlas, sobre todo en las de hojas verdes y tiernas para mantener la frescura de sus hojas
  3. Cuando está compuesta por una base sólida (patata, arroz, pasta, quínoa) hay que mezclarla con la salsa, taparla y dejarla macerar entre 15 y 30 minutos para que se impregne bien todos los sabores
  4. Utiliza aliños simples en las ensaladas verdes de hojas tiernas y aliños más consistentes en las ensaladas más solidas
  5. Mejor trocear la lechuga con la mano que con el cuchillo ya que se oscurece por los extremos.
  6. Para conservar la lechuga fresca se lava y se guarda envuelta en un trapo húmedo en la parte baja de la nevera
  7. Para conseguir que las hojas de lechuga tengan aspecto más fresco ponlas en un recipiente con agua fría y un chorrito de limón durante 15 minutos
  8. Para dar un toque suave a ajo, se frota con un ajo la ensaladera.
  9. Es mejor raspar las zanahorias que pelarlas para que no pierdan las  vitaminas que se encuentran bajo la piel
  10. Si quieres dar un toque crujiente a la ensalada, puedes añadir a la vinagreta semillas de sésamo.

Cinco ensaladas fáciles

Ensalada verde

Ensalada variada con distintas lechugas, col lombarda, escarola, apio y zanahoria

Ensalada de tomate

Tomate con orégano, ajo y queso fresco

Cogollos de Tudela

Cogollo de lechuga picado en juliana con tomate y espárragos.

Tomates rellenos

Tomates rellenos de lechuga, tomate, aguacate y mahonesa

Tomates rellenos de arroz integral con tomate, atún y mahonesa: acompañados de canónigos.

Ensalada de pasta

Ensalada de pasta con tomate, pimiento rojo y verde, atún, cebolla y zanahoria.

Con estas recomendaciones nos despedimos hasta septiembre.

¡Feliz verano!

 

Ensaladas I: Reinas del Verano

Asun Armas Prado. Coach Nutricional

Cuando viene el buen tiempo el cuerpo nos pide algo fresco y ligero. Las ensaladas cumplen a la perfección ambas exigencias

A pesar de que tradicionalmente se les ha considerado como primer plato o como la guarnición de otros de mayor consistencia, las ensaladas aportan sustancias vitales que faltan o escasean en los platos que acompañan, los complementan nutricionalmente, estimulan los ácidos digestivos y favorecen la digestión y nos ayudan a depurarnos.

Pueden prepararse combinando infinitas posibilidades de sabor, ya que se elaboran con ingredientes tan diversos como hortalizas, semillas, legumbres, cereales, queso e incluso frutas y se pueden incorporar hasta flores comestibles. Contienen además todos los nutrientes necesarios en cualquier menú completo y equilibrado, por lo que pueden constituir un plato único. Con el beneficio añadido de que son fáciles y rápidas de preparar, económicas e incluso divertidas, ya que permiten dar rienda suelta a nuestra imaginación y creatividad, al tiempo que las adaptamos a nuestros gustos y necesidades nutritivas

¿Qué beneficios nos aportan?

 Protegen y potencian la salud, mejorando nuestra calidad de vida, como son refrescantes ayudan a nuestro organismo a acomodarse a las temperaturas más altas de primavera y verano. Este efecto no es solo por consumirlas frías o templadas, sino por su alto contenido en agua, jugos y fibras.

Las ensaladas pueden ser una combinación de ingredientes cocidos y crudos o bien estar solo compuestas por alimentos crudos. Estos últimos confieren a las ensaladas su principal beneficio para nuestra salud porque los valores nutritivos son normalmente sensibles a la acción del calor, lo que no es problema en el caso de las ensaladas.

También son muy saludables las enzimas, indispensables en la transformación y asimilación de alimentos que aportan sustancias. Abundan en los alimentos crudos y fermentados. Las enzimas actúan también como desintoxicantes favoreciendo la neutralización y la eliminación de toxinas.

Al ser las enzimas  muy sensibles a la acción del calor, la humedad excesiva, el oxígeno y la radiación, las ensaladas constituyen una excelente forma de aportarlas, ya que en su elaboración los alimentos sufren muy pocas manipulaciones y se consumen crudos.

La mejor elección de ingredientes.

Es importante que los ingredientes  sean frescos, procedentes de la agricultura ecológica, de temporada y de proximidad. Pero deben consumirse lo antes posible ya que su almacenamiento puede perjudicar sus propiedades beneficiosas.

Los alimentos que componen las ensaladas poseen muchas vitaminas que como sucede con las enzimas se destruyen parcial o totalmente por efecto de la cocción.

La fibra, una sustancias que se encuentra en las principales ingredientes de las ensaladas (cereales integrales, verduras, y frutas)   sa cia el apetito sin aportar calorías, favorece el tránsito intestinal y tiene una gran capacidad de absorción de toxinas.

Excelente plato único

Para que las ensaladas constituyan un plato único y equilibrado es necesario que proporcionen suficientes minerales y oligoelementos así como una correcta proporción de calorías que serán aportadas por los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas, pilares básicos de cualquier dieta y que debemos ajustar según las necesidades de cada persona

Los niños y las mujeres embarazadas deben consumir suficientes proteínas y calcio, presentes en cualquier ensalada que tenga tofu, cereales o legumbres. Otra forma de asegurar estos nutrientes es espolvoreando la ensalada con germen de trigo o levadura de cerveza.

Por otro lado, el hierro lo proporciona  todos los vegetales verdes que contengan clorofila, así como las semillas de sésamo, los frutos secos o la zanahorias

No hay que olvidar la decoración y el color. Las ensaladas además de una sinfonía de colores y sabores  son un gran tesoro alimentario

Comedores escolares en verano, ¿debate político o social?

Hay que involucrar a los niños en la preparación de las comidas

Julia Lempica. Periodista

En los últimos días del curso escolar hemos asistido al debate sobre la conveniencia de mantener los comedores escolares abiertos en verano para aquellos menores cuyas familias no les pueden garantizar las tres comidas indispensables al día. Las discusiones al respecto se han visto teñidas de un tono claramente político y partidista; cuando se trata de un problema social. Un drama que afecta a casi el 32 % de los menores de 16 años en nuestro país.

Pese al llamamiento de la Defensora del Pueblo, finalmente, sólo cuatro comunidades autónomas -Andalucía, Aragón, Canarias y Comunidad Valenciana, además de Ceuta, abrirán comedores escolares durante los meses de vacaciones. En el otro extremo están las que esgrimen que llevar a los niños a los comedores en verano supone visibilizarlos y estigmatizarlos.

Aunque el problema está ahí y la solución no pasa por mirar hacia otro lado. Un informe presentado en marzo por Cáritas Europa apuntaba a España como el segundo país de la Unión Europea con un mayor índice de pobreza infantil. Rumanía destacaba como el primero. El 29,9% de los menores de 18 años de nuestro país están en riesgo de exclusión social y su situación preocupa, sobre todo ahora que termina el curso escolar y se cierra el servicio de comedor.

Save the Children cifra en más de 2.800.000 el número de pequeños en riesgo de pobreza o exclusión social que se verán afectados por la clausura de los comedores escolares durante el verano, por lo que describe el periodo estival como un factor de riesgo. Han apoyado la apertura de comedores y para evitar la estigmatización proponen que el servicio de comidas se integre de manea natural en un servicio de actividades lúdicas y formativas durante el verano.

Desde UNICEF, con su reciente informe ‘El impacto de las crisis en los niños’, señalan que una mala nutrición en esta etapa vital puede tener consecuencias irreversibles que condicionarán la salud, las capacidades o el desarrollo.

Ante la polémica acerca de la apertura de comedores, diversas organizaciones han promovido diferentes iniciativas para paliar la malnutrición infantil todo el año, pero especialmente en verano, cuando el riesgo es mayor.

1. Becas Comedor Verano de Educo. Estas becas garantizan que el niño que las reciba tendrá una comida completa en verano, ya sea en colegios o entidades sociales que permanezcan abiertas durante la época estival. Se pretende paliar las consecuencias del cierre de los comedores, ya que más de medio millón de menores becados perderán esta ayuda en verano y unos 200.000 niños no puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado cada dos días.

2. Abrazos virtuales. La propuesta de Cruz Roja Española para afrontar esta situación es el proyecto “Un Millón de Abrazos”. Junto con Nestlé, busca conseguir un millón de abrazos virtuales en todo el mundo (50.000 en España), tan solo con hacer clic en esta aplicación desarrollada para redes sociales. Cuando se consigan 50.000 abrazos, la marca patrocinadora donará a Cruz Roja 100.000 raciones de papillas. La organización distribuirá estas raciones entre familias con bebés en situación de carencia alimentaria.

3. Dile al hambre. La ONG Ayuda en Acción pide una firma para apadrinar a niños que recibirán becas de comedor durante los campamentos que organiza en verano, así como durante el próximo curso escolar. Este año ha llegado a 21 colegios, donde las becas de comedor han facilitado desayuno, almuerzo y merienda.