Archivo por meses: diciembre 2013

Alimentos saludables

¿Sabes comer? 10 Reglas básicas para aprender

Asun Armas. Coach Nutricional

Para responder a esta pregunta nos puede ayudar leer el libro de Michael Pollan. “Saber comer: 64 reglas básicas para aprender a comer bien”. Un libro cargado de sentido común, que nos ayuda a ver de forma más amplia y diferente el tema de la alimentación. Es una guía sencilla para comer de forma inteligente sin necesidad de leer largos manuales de nutrición.

Su lema es muy claro “come comida de verdad, con moderación y sobre todo vegetales”

Pollan distingue entre alimentos y productos alimenticios. Te ofrecemos aquí una selección de las 64 reglas que el propone y te invitamos a que las sigas a tu ritmo:

1- No comas nada que no le pareciera comida a tu abuela o bisabuela: los supermercados ponen a la  venta miles de productos comestibles que nuestros antepasados no reconocerían como alimento

2- Evita productos que tengan más de cinco ingredientes en su composición: cuanto más ingredientes tenga más  probabilidad hay de que este muy procesado.

3- Evita productos que afirmen ser saludables: “para poder afirmarlo necesitan como soporte una etiqueta y un envase, y todo lo envasado casi siempre equivale a procesado. Además, sólo los grandes productores disponen de medios para conseguir que las autoridades sanitarias les aprueben esos lemas… afirmaciones que suelen estar fundadas en datos incompletos y en investigaciones deficientes”. La comida sana no tiene apenas dinero para publicitarse.

4- Evita productos con ganchos como “ligh” o “Bajo en grasa”: muchos de estos alimentos bajos en grasas incrementan su contenido en azucares para compensar la pérdida de sabor y favorecen la subida de peso.

5-       Evita alimentos que veas anunciados en televisión: solo los grandes productores de la industria alimentaria pueden anunciarse en televisión, más de las dos terceras partes de los anuncios de televisión en EE.UU son de productos procesados.

6- Come únicamente alimentos cocinados por seres humanos: es más seguro, y hay que pensar que una de las claves del éxito de los alimentos procesados es su durabilidad.  ”Las grandes corporaciones  cocinan con demasiadas sal, grasas, conservantes o colorantes.

7- Come solo alimentos que acabarán pudriéndose: “la comida de verdad está viva… tiene que morir”. Los alimentos que más tardan en caducar son los menos nutritivos y más procesados.

8- No ingieras nada que haya sido cocinado en lugares donde todo el mundo tiene que llevar mascarilla quirúrgica.

9- Come comida de verdad, con moderación, y sobre todo vegetales. “De los 75 o 100 elementos que necesitamos para mantenernos sanos, casi todos están en las plantas”.

10- Pasa tanto tiempo disfrutando de la comida como el que ha tardado en prepararse y come siempre sentado a la mesa.

Última regla -y ésta de mi cosecha-: sáltate las reglas alguna que otra vez

Obsesionarse con las reglas no es bueno ni saludable. La excesiva preocupación de los últimos años por las dietas y la nutrición no nos ha hecho ni más sanos ni más delgados. Por lo tanto es más sano cultivar una relación más sana con la comida.

No podemos olvidar que comer es una de las mejores actividades colectivas y no es saludable tener siempre un manual de instrucciones para saber qué podemos hacer o no. Practicar la moderación y elegir momentos especiales  como celebraciones, cumpleaños o navidades para ignorar las reglas y disfrutar de la comida.

El “Nobel alternativo” premia la agricultura sostenible

Julia Lempica. Periodista

El agrónomo suizo Hans R. Herren recibió este lunes el conocido como “Nobel Alternativo” por su labor como promotor y pionero de la agricultura ecológica y sostenible, a través de sus trabajos en favor del control biológico de plagas en el continente africano desde los años ochenta.

A través de su trabajo en el Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IIAT), Herren impulsó un programa de control biológico para acabar con la plaga de la yuca en África y sin usar pesticidas, una estrategia poco común en los años ochenta, que gozó de poco predicamento, lo que dificultó la captación de fondos para el programa, aunque probó ser acertada años después.

“El medio de vida de más de 200 millones de personas fue restaurado y se salvaron las vidas de 20 millones con una inversión total para el proyecto de 20 millones de dólares, un dólar por vida salvada”, resaltó Herren este lunes en su discurso de recogida del premio.

Al frente del IIAT, en Nigeria, diseñó e implementó un programa de control biológico para cuando una nueva plaga amenazaba la raíz de yuca en África, un sistema ahora reconocido por haber salvado millones de vidas, al garantizar la seguridad alimentaria de las personas que dependían de ese cultivo para subsistir.

La yuca fue importada a África desde América del Sur en el siglo XVI y se cultiva actualmente en unos 40 países africanos. Hasta la década de 1970, a penas era atacada por plagas en África, lo que hizo evolucionar este cultivo como uno de los principales del continente, parte de la alimentación diaria de alrededor de 200 millones de africanos.

En la los años setenta, una plaga de cochinilla fue accidentalmente importada al continente africano y, debido a la falta de enemigos naturales, se expandió rápidamente, amenazando la supervivencia de millones de personas. La pulverización de plaguicidas iniciada por los gobiernos afectados no resultó exitosa. De expandirse por todo el continente habría tenido graves consecuencias tanto para las personas como para el ambiente, sin dar solución final al problema.

Herren planteó un enfoque alternativo. Desarrolló el Programa de Control Biológico en toda África, creó una coalición internacional y aseguró la financiación para luchar contra la cochinilla de la yuca por medios naturales. Con la ayuda de esta red mundial, halló al enemigo natural de la cochinilla, una avispa parásita que habitaba en Paraguay.

Herren se dedicó a la cría de esta avispa y, una vez que comprobó que no alteraba el agroecosistema africano, comenzó una de las campañas de liberación más importantes de la historia. Alrededor de 1,6 millones de avispas fueron liberadas entre 1982 y 1993 en 24 países del cinturón de la yuca, desde Senegal hasta Angola. El programa volvió a crear el equilibrio natural entre la cochinilla y su enemigo natural, garantizando una solución sostenible y de largo plazo al problema de la plaga que amenazaba la yuca.

Se ha estimado que el programa salvó la vida de 20 millones de personas. Según la activista medioambiental Vandana Shiva, galardonada con el Right Livelihood Award en 1993, “nunca ha habido un programa con tan alto impacto en seguridad alimentaria y nutricional de una manera tan breve y social y ambientalmente eficaz”.

Más tarde, Herren exportó al mundo estos conocimientos como el co-director de la Asesoría Internacional de Conocimiento Agrícola, Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (IAASTD), dentro del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y respaldada por 59 países.

En la actualidad, desde su Fundación Biovisión, con sede en Zúrich (Suiza), Herren continúa ayudando a agricultores africanos a combatir el hambre, la pobreza y la enfermedad a través de la agricultura ecológica. Con su trabajo teórico y práctico, ha  demostrado que una agricultura anclada en principios agroecológicos puede alimentar un mundo con una población en crecimiento y necesidades en movimiento.

Los premios al “Correcto Modo de Vida” como realmente se llama este galardón, se entregan anualmente en el Parlamento de Suecia, son concedidos por la fundación Right Livelihood Award, que distingue la labor social de personas en todo el mundo. Estos galardones, considerados la alternativa al Nobel, fueron instituidos en 1980 por el escritor y ex eurodiputado sueco-alemán Jakob von Uexküll.