Archivo por meses: Junio 2013

La nueva promesa alimentaria: la quinoa

Julia Lempica. Periodista

Después de brindar al mundo alimentos básicos como la patata o el maíz, los países andinos exportan ahora la quinoa.  A muchos os sonará su nombre porque este año 2013 ha sido declarado por la ONU como el Año Internacional de la Quinoa, gracias a su gran valor nutritivo y por el alto rendimiento de su cosecha.

Algunos expertos ya hablan de la quinoa –o quinua– como la gran promesa que acabará con el hambre en el mundo; de la misma manera que la patata traída del “Nuevo Mundo” salvó a Europa  de la hambruna en el siglo XXI.

La quinoa  es poco exigente en mano de obra, no necesita tratamientos químicos -100% ecológica-, y presenta una extraordinaria capacidad de adaptarse a condiciones adversas de clima y suelo. Y es que crece a 4.000 metros de altura, en las agrestes tierras del altiplano andino.  Existen hasta 3.000 variedades diferentes, aunque solo se comercializa en el exterior una veintena.

Aunque corre el peligro de convertirse en el nuevo alimento milagroso -como ya lo fueron la soja, las bajas Goji, el aloe vera o la stevia-, lo cierto es que la quinoa contiene mayor proporción de proteínas que cualquier otro cereal. Se debe a que aglutina los aminoácidos y vitaminas en el núcleo del grano, mientras que otros cereales como el arroz o el trigo los contienen en la cáscara, que se elimina al refinarlos.

La quinoa está de moda. Un “boom” que se nota en las tiendas, ya que cada vez es más frecuente encontrarlo en Europa. Quizá todavía no en supermercados, pero desde luego sí en tiendas especializadas en productos ecológicos y de comercio justo, ya que la mayoría de la quinoa que entra a Europa lo hace por esta vía.

Otra ventaja que está favoreciendo su consumo es que se trata de un cereal que no contiene gluten, por lo que es apto para celiacos.

 

La versatilidad culinaria de la quinua es infinita. Es un cereal de alto valor nutritivo que basta con cocerlo y combinarlo con un sinfín de alimentos.

La versatilidad culinaria de la quinua es infinita. Es un cereal de alto valor nutritivo que basta con cocerlo y combinarlo con un sinfín de alimentos. CANELITA0306

Su principal inconveniente es que mucha gente es reticente a su consumo porque no sabe cómo cocinarlo. Como cualquier otro cereal, sencillamente hay que cocerlos como un arroz o una pasta, y combinarlos con cualquier otro alimento. Tanto en frío y en caliente.

Si eres de los que se resiste a comprar quinoa porque no sabes cómo utilizarla, en los talleres de Nutrición y Cocina de Espacio Ágape te podemos ayudar. ¡Apúntate!

 

Talleres de nutrición y cocina de Espacio Agape

Asun Armas

¿Cuántas veces has oído que los hidratos de carbono engordan? Es uno de los mitos sobre alimentación más extendidos. No solo es falso, sino que además son necesarios en tu alimentación diaria. La clave está en averiguar que cereales -principal fuente de hidratos de carbono- son lo más adecuados para ti. Por eso, en nuestros próximos talleres, te descubriremos nuevos cereales como la quinoa, el mijo o el trigo sarraceno, que son también una magnífica fuente de proteínas vegetales. ¿No sabes cómo cocinarlos? Tranquilo, también te enseñaremos.

Tendrán lugar en el Centro AMA de Zaragoza (C/ Candalija,8 Entlo., dcha. (junto a Alfonso I, 21) en las próximas semanas. Ya puedes reservar tu plaza.

 

TALLERES MONOGRÁFICOS ESPACIO ÁGAPE

Hidratos de carbono y la cocina de los cereales. Lunes 24 de junio. 19.00 h

  • Importancia de los hidratos de carbono en la alimentación diaria.
  • Saber elegir los hidratos de carbono adecuados
  • Índice glucémico
  • Hidratos de carbono y emociones
  • Cereales (trigo, mijo, arroz, trigo sarraceno, quínoa)
  • La cocina del mijo: Elaboración de recetas y degustación

 

Proteínas vegetales. Cocinar con quinoa. Lunes, 1 de julio. 19.00 h

  • Valor biológico de las proteínas
  • Fuentes principales
  • Proteínas vegetales (legumbres, soja, seitan, frutos secos, quínoa)
  • La mejor elección
  • Año internacional de la quínoa
  • Cocinar con quinoa: Elaboración de recetas con quinoa y degustación

 

Grasas sanas y la cocina en frío. Lunes 8 de julio. 19.00 h

  • Funciones de las grasas
  • Ácidos grasos esenciales
  • Grasas saturadas e insaturadas
  • Cuáles son las mejores E
  • Elaboración de aperitivos fríos sanos y degustación

¿Qué hay de postre?

Uxía Pérez Gonzalvo

Hace casi dos años leí un artículo en La Voz de Galicia y hace casi dos años que no sale de mi cabeza.

Recuerdo cuando los fines de semana me “iba a comer por ahí” con mis padres. Unas veces nos íbamos a Valença, otras a Praia América, otras con mis tíos a Panxón o a cualquier sitio donde los niños pudiésemos jugar libremente mientras ellos se dedicaban en profundidad a disfrutar de la sobremesa. Fueron tiempos maravillosos. Éramos muy felices, unos niños muy felices.
¿Y si yo fuese una niña ahora? ¿Y si mis padres hubiesen sido despedidos? ¿Y si yo ahora no pudiese “ir a comer por ahí” porque ni siquiera tengo nada que comer en casa? Eso sucede cada día a miles de familias en España. Es nuestra realidad. No me voy a poner sensiblera, ni quejica. Desde que leí “¡Dejad de lloriquear!” de Meredith Haff es algo que me he propuesto. Dejar de lamentarme “por lo que hay” y ver más allá. Ver lo que sí se está haciendo y la ONG Vida Digna está trabajando, trabajando muy duro para que esos niños no se sientan pobres, diferentes y abandonados. Ellos están haciendo, lo que yo desde mi “empatía” y mi “gran compromiso social”, no he hecho.

Cada fin de semana los voluntarios de Vida Digna se visten de camareros y atienden en un comedor social a familias como si viniesen a un restaurante. Cada fin de semana esos voluntarios ofrecen una carta y disfrazan una realidad para que a ojos de los niños, su realidad no cambie tanto. Cada fin de semana esta ONG abre una puerta a la esperanza para cientos de familias viguesas sin recursos a las que les falta lo más básico: la comida.

Lo humano es pensar en esos niños. Lo lógico, me parece, pensar en esos voluntarios. Ponerte un delantal, coger una bandeja y ofrecer un menú como si llevases toda la vida haciéndolo es una actuación de Óscar. Dejar a tu familia, tu fin de semana e ir a “servir” a quien no tiene nada, es uno de los mayores ejemplos de altruismo que haya leído nunca.

Una muestra de altruismo que demuestra que comer es mucho más que alimentarse o nutrirse. Comer es compartir, disfrutar en la mesa del afecto de nuestros seres queridos. Una filosofía que en Espacio Ágape hemos defendido siempre.

Que Vida Digna gestione el único comedor social activo los sábados y domingos en Vigo ya es motivo de alabanza. Que de 60 a 70 personas cada sábado y domingo, hayan pasado a atender a unas 250, parece un milagro. Un milagro que lleva funcionando cuatro años con el esfuerzo y la constancia de sus “camareros”, “chefs” y “maître” que luchan cada semana para que esos niños puedan preguntarles, como “si hubiesen ido a comer por ahí”: “¿Qué hay de postre?”.

Método Ágape: porque somos más de lo que comemos

Asun Armas

¿Cuántas veces te has sentido culpable después de comer? ¿Cuántas veces has seguido consejos rocambolescos sobre la dieta aún a sabiendas que tenían poco sentido? El Método Ágape pretende que vuelvas a comer, a pensar y a vivir de otra manera. Desde el respeto a nosotros mismos y al planeta.

Hemos escuchado muchas veces que “somos lo que comemos”. Pero yo iría más allá: somos lo que pensamos, lo que comemos y lo que vivimos. Y que tan importante es lo que entra por la boca como lo que sale. ¿Qué palabras salen de nuestra boca? Detrás de las palabras siempre hay un pensamiento que las origina. Por eso es tan importante elegir tanto lo que vamos a comer, como los pensamientos que acompañaran esa comida.

El Método Ágape tiene en cuenta todo el proceso, considera que tan importante es lo que comemos, pensamos y sentimos, como nuestras acciones o hábitos. Igual de importante es comer, comprar o cocinar. Todas las acciones que al final redundan en nuestra alimentación. Por tanto, te ayudamos a comprar de forma responsable y a cocinar de manera consciente.

El coaching parte de la creencia de que la verdad está dentro de uno mismo, y mi método, el método ágape, se asienta sobre la idea de que cada uno conoce mejor que nadie “su dietética personal”.

Por eso, nadie mejor que tú para descubrir qué alimentos te sientan mejor o qué tipo de dieta te conviene más. Un camino en el que puedes avanzar apoyado sobre la guía del Método Ágape.

¿Un café? Hoy invito yo

Julia Lempica

¿Te ha afectado la crisis? ¿Has tenido que apretarte el cinturón más de la cuenta? ¿Has perdido tu trabajo? ¿Te has visto obligado a dejar de tomarte un café a media mañana? Precisamente, para que nadie tenga que renunciar a ese pequeño placer se ha puesto en marcha la iniciativa de los cafés pendientes.

El procedimiento es sencillo: vas a tomarte un café, pero pagas dos. Dejas pagado uno para personas con pocos recursos, que no puedan permitirse gastar los 1,50 euros que cuesta. La costumbre de invitar a un indigente a un café nació en Nápoles ya hace varios años, pero ahora aterriza en España de forma más articulada para demostrar, una vez más, que la crisis no hace ni debe hacer mella en la solidaridad social.

Uno de los primeros locales en adherirse a la iniciativa fue el centenario Café Comercial, fundado en 1887 en plena Glorieta de Bilbao. En octubre de 2012 comenzaron a acumular cafés pendientes y ahora acaban de ampliar la oferta “pendiente” a los bocadillos. Por 2,50 euros, los clientes que lo deseen pueden dejar pagado un bocadillo de chorizo, salchichón o tortilla de patata, unos donativos de los que queda constancia en una pizarra colgada en la barra.

El mítico Café Comercial no es el único. En España hay ya más de un centenar de establecimientos que se han apuntado y todos ellos están recopilados en la web cafespendietes.es, creada por el catalán Gonzalo Sapiña, experto en marketing digital.

En la actualidad hay más de 200 cafés pendientes que nadie ha solicitado, tal vez por vergüenza o desconocimiento; por lo que en Espacio Ágape nos hemos querido implicar en esta labor de difusión de iniciativas dignas de admirar.

 

Iniciativa "Arroz a la africana" de Movimiento por la Paz

Movimiento por la Paz

Hay más. La ONG Movimiento por la Paz ha impulsado la campaña “Hoy comemos… Arroz a la Africana”, que cuenta con la participación de doce restaurantes y cinco escuelas de cocina madrileñas para luchar contra el hambre en Malí y Níger.

Cada uno de los restaurantes implicados ha ideado una receta diferente de arroz, ese alimento básico en la dieta de millones de personas que a veces solo cuentan con un cuenco de arroz que llevarse a la boca. Entre el 28 de mayo y el 19 de agosto, por cada plato vendido, los restaurantes donarán dos euros a la campaña, con la intención de conseguir los 60.000 necesarios para alimentar a las 2.400 personas malnutridas que habitan ocho comunidades rurales de Malí y Níger.

Un café, un bocadillo o un plato de arroz. Sencillos gestos que llenan el estómago con bolsillos vacíos.

Una cabra por Navidad

Productos de comercio justo. IMAGEN EN ACCIÓN.

Uxía Pérez Gonzalvo

Este año, como todos los años, tuvimos nuestro tradicional amigo invisible familiar.

Este año iba a ser un poco diferente, unas Navidades acordes a la situación y comprometidas con la realidad.

Este año mi prima Marta le regaló a su padre una cabra.

Frente a :”Me niego a ver las noticias”, “Yo ya no enciendo la televisión” o “¡Para que me cuenten más desgracias!” encontramos también ejemplos de gente que decide asumir su parte de responsabilidad en la sociedad y que se hace eco de necesidades ajenas. Orgulloso del acto de su hija y con el humor que caracteriza a mi tío, decía: “Caray Martiña ir a visitar a mi cabra me va a salir por un pico, el año que viene me regalas un billete a Mozambique para ver cómo la están tratando”.

Esta iniciativa de Intermón Oxfam para ayudar a los más desfavorecidos del Tercer Mundo, es un reflejo más de las propuestas solidarias que se han multiplicado en nuestro país a raíz de la crisis. Que España está mal lo sabemos todos; que una cifra desorbitada de familias vive con menos de 400 euros, también lo sabemos; que las cifras del paro aumentan como la desesperanza ciudadana, también lo sabemos. Lo que quizás no sabemos es que la crisis, ésa que ha arrasado con todo a su paso, también nos ha devuelto valores olvidados por muchos y desatendidos, por otros.

La solidaridad y la cooperación han crecido en España. Cruz Roja agradecía a principios de año el aumento de socios, voluntarios y donaciones. La recepción de comida en el Banco de Alimentos baraja unas cifras que hablan por sí solas. Sólo el de Madrid reparte diariamente 50 toneladas de comida. Y el pasado año en toda España se entregaron 120.000 toneladas que llegaron a 1,2 millones de personas en riesgo de exclusión.

El reciente informe de Comercio Justo también arroja datos positivos. Las ventas de estos productos de Comercio Justo han aumentado un 24% en el último año y un 33% desde 2008. La facturación total asciende, según este informe a 22,5 millones de euros, unos 0,48 euros por consumidor medio.

Podría seguir mi lista de motivos para consumir de una manera responsable y solidaria. O las razones por las que debemos crear un mundo más justo en términos de igualdad y sostenibilidad. Pero prefiero invitar a la reflexión. Nunca me han gustado los “consejos morales”, ni apelar al sentido ético de las personas. Yo crecí en un lugar donde me enseñaron a tomar mis propias decisiones y a ser consecuente con ellas.

Así que supongo que el año que viene yo también pediré una cabra por Navidad. 

Por una economía al servicio de las personas

Julia Lempica

Cinco angustiosos años de crisis. Cinco años en los que no hemos dejado de escuchar que la economía es cíclica y que periódicamente nos azota con crisis tan devastadoras como la actual. ¿Debemos resignarnos a ese destino? Desde luego, hay gente que no sólo piensa que la economía puede funcionar de otra manera, sino que además están dispuestos a demostrarlo. Y eso es lo que durante todo el fin de semana hemos visto en la 1º Feria de Economía Solidaria y Mercado Social que tuvo lugar en el Matadero de Madrid.

Más de cien entidades implicadas en la economía solidaria y alternativa de Madrid asistieron a la feria, con diferentes propuestas de negocio con un denominador común: ofrecer bienes y servicios con la misma calidad que los del modelo económico tradicional. Pero bajo una nueva visión de negocio que cree en la justicia y en la solidaridad, con pretensiones más allá del mantra de la plusvalía del anquilosado modelo capitalista.

Hartos de los mismos bancos que han hecho estallar la burbuja inmobiliaria con la concesión de hipotecas basura o que han vendido preferentes bajo dudosas estrategias, encontramos ejemplos como Fiare  o Coop57. Dos modelos de banca ética,  que operan como cooperativas.  Una alternativa dentro del mercado financiero, asentada sobre valores más solidarios y al servicio de una sociedad más justa. No son los únicos, Coop57 es otro ejemplo de banca solidaria; o Adeia, una cooperativa que ofrece servicios jurídicos y de consultoría bajo criterios.

También agrupados en cooperativas, varios jóvenes agricultores vendieron los productos agrícolas de sus huertos ecológicos, que llegan al consumidor de manera directa, sin intermediarios. Pero en este mercado no se paga con dinero. Se paga con la moneda del mercado social, el boniato. Una manera de dar a cada cosa su valor real, sin manos negras ni ley de la oferta y la demanda.

Talleres y debates sobre emprendimiento, ecología, cooperación, acción social, comercio justo y consumo responsable completaron las dos jornadas.  Dos días que sirvieron para dar ejemplo y demostrar que entre todos podemos cambiar el modelo actual si incorporamos a nuestro estilo de vida criterios de sostenibilidad, equidad y justicia social.

Lo visto en la feria son solo unos pocos ejemplos de un modelo económico impulsado por un sector comprometido de la sociedad que no solo sale a la calle a protestar, sino que actúa para conseguir un cambio. Una alternativa al modelo económico actual.

Porque hay otras formas de hacer economía, una economía social y solidaria. Una economía al servicio de las personas.

Empecemos el cambio

ventajas del coaching nutricional

Julia Lempica y Uxia Pérez Gonzalvo.

Bienestar y compromiso. Son los dos conceptos que mejor resumen el objetivo de Espacio Ágape. Con esas dos ideas en la cabeza, compartiremos con vosotros periódicamente noticias que de alguna manera aúnen los valores y la filosofía que Espacio Ágape trata de divulgar.

Comercio justo, agricultura ecológica, soberanía alimentaria, movimiento ‘slowfood’, consumo responsable, proyectos solidarios… Son sólo algunas de las cuestiones que tendrán cabida en este blog. Un nuevo punto de vista del presente que vivimos. Más allá de la crisis y de las noticias apocalípticas que últimamente nos invaden, queremos dar a conocer proyectos, iniciativas, ideas de gente valiente que se esfuerza por lograr un mundo más justo y mejor.

Solo somos periodistas y expertas en nada. Por eso nos hemos embarcado en este proyecto con ilusión y con humildad. Con la única vocación de ejercer de puente entre gente emprendedora y vital que esté promoviendo iniciativas interesantes y tú, un lector con ganas de descubrir que hay una forma diferente de pensar y de actuar. Una nueva forma de vivir.

Por supuesto, estamos abiertas a vuestras aportaciones, comentarios, y opiniones. Así como a la colaboración de todos aquellos que quieran participar en el blog.

Bienestar y compromiso. Los motores del cambio que queremos promover.

Bienvenidos a Espacio Ágape

Pon orden en tu vida

Asun Armas

Me gustaría daros la bienvenida a Espacio Ágape, un ilusionante proyecto que nace tras muchos años de darle vueltas en mi cabeza. Este apartado es un espacio abierto a la participación de todos, con el objetivo de compartir lo que de verdad somos y lo que pensamos.

La pretensión de este blog –entendido como un espacio sobre la actualidad relacionada con la filosofía y los valores de Espacio Ágape- es compartir información, recursos, noticias que nos ayuden a lograr un mundo mejor. Dar a conocer iniciativas que ya se están haciendo con este mismo objetivo e ir sumando, creando y creyendo que otro mundo es posible si queremos.

En relación a estos valores que nos importan en Espacio Ágape, quería compartir con vosotros un trabajo que estoy haciendo en un centro de día de Aldeas Infantiles para la infancia y la juventud en Zaragoza. Allí ofrecen asesoramiento y apoyo a familias con dificultades a través de programas de actividades positivas encaminadas a construir un futuro mejor para los niños, así como el asesoramiento a sus familias. Como parte de este programa, me propusieron impartir un taller de alimentación saludable destinado a mujeres de familias vulnerables, en su mayoría mujeres inmigrantes de origen marroquí y españolas.

Es la primera vez que trabajo con este colectivo y se me ocurrió enfocar el taller hacia los puntos en común de ambas cocinas y ambas culturas y poner el acento hacia “las bondades de la Dieta Mediterránea”, en las que en estos momentos ellos son más fieles que nosotros. Los objetivos se están cumpliendo: comparten recetas, trucos, consejos y esa sabiduría popular tan importante en la cocina. Se apoyan unas a otras para que ellas y sus familias vayan adoptando hábitos de vida y alimenticios más saludables. Con especial atención a la alimentación de los más pequeños de la casa.

Una experiencia revitalizante para ellas y para mí que demuestra, una vez más, que la comida siempre nos ha unido y nos ayuda a relacionarnos. Y ese es el espíritu y el germen de este espacio al que os invito a uniros.